Especialidades

titulos
_MG_9169
_MG_9166
_MG_9163
Ansiedad
La ansiedad es una reacción normal de las personas frente a situaciones de estrés, pero, con mucha frecuencia esa ansiedad se transforma en patológica, es decir con mayor intensidad y frecuencia a lo esperado para la situación que la provoca. Se experimenta como un temor desproporcionado, de tal manera que se vive la situación como más terrible de lo que es en realidad y con un gran malestar interior.La persona se da cuenta de que su miedo es irracional, pero no consigue superarlo. Puede padecer además de pensamientos catastrofistas sobre lo que le sucederá, una gran variedad de síntomas físicos. Un porcentaje muy elevado de la población padece este tipo de trastorno en uno u otro momento de la vida, y el tratamiento cognitivo-conductual tiene una alta eficacia en el desmantelamiento y la superación de los cuadros ansiosos. Algunos de los cuadros con un claro componente ansioso que es frecuente encontrar en la población serían, entre otros,
Ansiedad Generalizada:
Un estado de ansiedad y preocupación excesivas ante una amplia gama de acontecimientos, difícil de controlar y que provoca una experiencia subjetiva de gran malestar, con dificultades de concentración, irritabilidad, fatiga, inquietud, alteraciones del sueño y del apetito, etc.
Crisis de Angustia:
La persona sufre continuamente de ataques de pánico, permanentemente inquieta por la posibilidad de tener más crisis, preocupado por las consecuencias como perder el control o “volverse loco” y con un cambio importante en el comportamiento relacionado con las crisis. – Ataques de Pánico: Son una aparición temporal y aislada de un miedo o malestar intenso, y que se acompaña de algunos síntomas muy molestos como palpitaciones, sensación de falta de aire o de atragantarse, opresión en el pecho, sensación de estarse “volviendo loco” , miedo a morir, inestabilidad, mareos, etc.
Fobias:
Un temor desproporcionado con un componente de evitación, ante determinados objetos o situaciones. Existe una gran variedad de fobias, según el objeto o la situación que la origina, son muy típicas la fobia a los insectos, a volar en avión, etc. La psicoterapia es realmente efectiva en tales situaciones.
Agorafobia:
Un tipo específico de fobia a situaciones en las que uno estima difícil poder escapar (o al menos embarazoso), o donde en el caso de aparecer una crisis de ansiedad, puede resultar difícil obtener ayuda.
Fobia social:
Temor a situaciones sociales, a hablar en público, a ponerse colorado, a actuar de un modo ridículo o que resulte vergonzoso, o a mostrar signos de ansiedad. – Obsesiones: Las obsesiones son pensamientos recurrentes, circulares, auténticas rumiaciones que no conseguimos quitarnos de la cabeza y que con frecuencia se acompañan de determinados rituales que la persona realiza como una forma de calmar la ansiedad.

Depresión
La depresión es una pérdida de interés y motivaciones por cosas que antes nos provocaban interés.Así es como suele iniciarse este trastorno del estado de ánimo que es mucho más profundo que esa expresión popular frecuente hoy en día de “estoy depre”. La persona experimenta una tristeza profunda, con una gran dificultad para realizar las tareas más sencillas, con mucho pesimismo y desesperanza. La persona deprimida se siente sola, incomprendida, con problemas de concentración, de cansancio, de sueño. De apetito.Cuando una persona tiene una depresión, experimenta sentimientos de culpabilidad, se desprecia a sí mismo y no cree que ese estado pueda terminarse algún día. Es un problema muy frecuente hoy en día y es muy importante que la persona se ponga a tratamiento y transmitirle la convicción (porque así es, en realidad)de que su situación puede cambiar y que es seguro salir de ese estado, como así se demuestra desde la experimentación clínica.

Adicciones
Hablamos de adicción cuando existe una dependencia hacia algo que nos lleva a buscarlo, en contra de nuestro propio bienestar, para aliviar la ansiedad que nos provoca la falta de esa sustancia o actividad. Esta dependencia puede ser física, psicológica y también social, pues en el consumo de algunas sustancias, como el alcohol, el adicto desarrolla también una dependencia del grupo o ambientes en que la consume. Se puede ser adicto a sustancias (alcohol, cocaína…) como a determinadas actividades (juego, Internet…) y en todos los casos, es imprescindible la ayuda de un terapeuta pues instaurar una fuerte motivación para el cambio, contar con apoyo para conseguir y mantener la abstinencia y prevenir recaídas es esencial para la recuperación y la de nuestro entorno, pues la adicción, que tal vez comenzó como algo que nos ocasionaba placer, daña de forma significativa todas las áreas de nuestra vida.
Problemas de relación
Con frecuencia, relacionarnos con los demás, lejos de constituir una fuente de dicha y gratificación, se convierte en un problema para nosotros, a causa de nuestra timidez o nuestra agresividad o nuestra dificultad para establecer límites. Las técnicas de Entrenamiento en Habilidades Sociales y Asertividad contemplan estos problemas trabajando tanto con el pensamiento que nos inhibe frente a los demás, como dotando a la persona de pautas de conducta que faciliten las relaciones, enseñando, al mismo tiempo, a mostrarse asertivo y defender nuestros derechos. Un buen sistema de relaciones es importante para sentirnos bien.

Problemas de pareja
Son muchos los problemas que surgen en las relaciones de pareja y es uno de los motivos más frecuentes de consulta. La Terapia Cognitivo-conductual ha mostrado su eficacia al abordar problemas derivados de la convivencia, déficits en la comunicación, conflictos generados por infidelidades, saturación en la relación, dificultades derivadas de la relación con las familias de origen, etc.

Problemas sexuales
En pocos campos de la actividad humana, se dejan sentir con más peso prejuicios y falsas creencias que en el de la sexualidad. Y es este aspecto, junto con una gran ansiedad por el rendimiento, la causa fundamental de muchas de las llamadas disfunciones sexuales. Algunas de estas son: vaginismo, anorgasmia, disfunción eréctil, eyaculación precoz, falta o pérdida de deseo. La Terapia Sexual ha avalado a lo largo de los años su alto grado de eficacia a la hora de resolver estos problemas.
Trastornos de personalidad
Los rasgos de personalidad son pautas duraderas en nuestra forma de pensar, y actuar, y determinan nuestra relación con los demás y con nosotros mismos. El problema surge cuando estos rasgos se tornan inflexibles y desadaptativos, originando así un desajuste personal y malestar subjetivo o nos dificultan responder a las exigencias de la vida, dando así lugar a los trastornos de personalidad. Ante las dificultades las personas con un trastorno de personalidad, tienden a repetir el mismo modo de reaccionar una y otra vez, y cuando las cosas salen mal, tienden a atribuir esto a causas externas, por lo que, a veces, les resulta difícil ser conscientes de este desajuste en su personalidad.
Psicología positiva
Hasta hace pocos años, el principal campo de actuación de los psicólogos era ayudar a superar problemas, algunos de los cuales puedes ver en esta web. Desde las aportaciones del psicólogo Martin Seligman, existe una nueva tendencia encaminada a fomentar aquellas fortalezas de cada uno, como la sabiduría, la ilusión, la alegría, el optimismo con el objeto de alcanzar un estado de bienestar y felicidad importante. Esta tendencia, pese a lo confuso del término, no guarda relación alguna con determinadas teorías de autoayuda que inundan las librerías, de escaso rigor científico.
Otros servicios
Resulta realmente difícil realizar aquí una reseña de todos los problemas que abordo en Consulta. Algunos como los problemas de alimentación, los derivados de nuestra relación con el trabajo (mobbing, síndrome del quemado), aquellos otros que se originan por una enfermedad física asociada (enfermos cardiovasculares, pacientes oncológicos, etc) son demandas frecuentes que encuentran en la psicoterapia una gran ayuda. Para cualquier tema que sea de tu interés y no aparezca aquí reseñado, te invito a que contactes conmigo.